“Quiero paz, quiero amor”… después del dulce cepíllame por favor.

El 31 de octubre es la fiesta de los niños, pero también de los dulces, donde la salud bucal es una de las principales afectadas. Ana María Álvarez Ramírez, odontopediatra de nuestra Clínica CES explica las razones para cuidar la higiene dental y cómo hacerlo.

La higiene inadecuada de la boca y el consumo excesivo de alimentos azucarados son la principal causa de la aparición de caries en niños y los adultos. Además, los dulces producen problemas en las encías, pérdida temprana de los dientes y alteraciones en la mordida.

Los dientes de leche son más propensos a dañarse porque son más pequeños y su estructura es más porosa. Es importante recordar que los niños no tienen la habilidad motriz para cepillarse correctamente o no tienen al alcance el cepillo de dientes con facilidad, razones por las que pueden sufrir más que los adultos.

“Es responsabilidad de sus cuidadores ayudar a limpiarles los dientes y enseñarles a usar la seda dental después de cada alimento o consumir dulces, para prevenir la caries”, destaca la doctora Álvarez.

Consejos para los padres o cuidadores de los niños

Lo principal es no proporcionarles dulces chicludos, duros o pegajosos como chicles, gomas, confites o chupetas. Este tipo de alimentos se pegan muy fácil en los dientes y se dificulta limpiarlos e incluso en algunas ocasiones al morder pueden dañar la estructura de las piezas dentales u ocasionar que el diente se desprenda en algunas partes.

Todos los niños necesitan comer un dulce una vez al día por su aporte calórico, el cual les ayuda en su aprendizaje y tener energías para divertirse. Se recomienda dar alimentos que se puedan limpiar bien y ser divertidos para ellos como: chocolatinas, helados, crispetas, pasteles, entre otros, que de manera equilibrada también pueden ayudar a nutrirlos.

En caso de sufrir un trauma dental (fractura o desprendimiento de parte del diente) lo ideal es acercarse a un servicio de urgencias para atención odontológica. Si el diente es de leche se verificará que se haya caído completamente y en caso de ser un diente permanente se debe reponer en el menor tiempo posible.

Al comer dulces, los niños deben limpiar sus dientes inmediatamente, sobre todo a la hora de dormir.

Es importante acompañar a los niños en su cepillado diario hasta que adquieran el hábito de hacerlo en la mañana, la tarde y la noche. Asimismo, enseñarles el uso de la seda dental, para evitar la caries dentro los dientes, que generalmente es donde se produce por falta de higiene, y asistir a los controles periódicos, mínimo cada 6 meses, para ayudarles con la limpieza y la aplicación del flúor que protege los dientes de la placa bacteriana.

Para solicitar una cita de valoración escribe al correo odontologia@clinicaces.edu.co  o a través de la línea telefónica 576 72 62. Nuestro servicio de Odontología cuenta con un gran equipo de profesionales y especialistas comprometidos con la salud oral de los pacientes.